Investigan el uso del carbón para la mejora del vino

El Instituto de la Viña y el Vino de la Universidad de León investiga la aplicación en viticultura de la leonardita, un tipo de carbón oxidado, con el fin de determinar sus efectos en la mejora de la calidad de la uva y, por lo tanto, del vino.


El Instituto de la Viña y el Vino de la Universidad de León investiga la aplicación en viticultura de la leonardita, un tipo de carbón oxidado, con el fin de determinar sus efectos en la mejora de la calidad de la uva y, por lo tanto, del vino.
Esta investigación se desarrollará en zonas de El Bierzo (León), de Ribera del Duero, de Castilla-La Mancha y de Galicia, según ha anunciado hoy en rueda de prensa en León el director de este Instituto, Enrique Garzón. La leonardita es una forma oxidada del lignito y es muy rica en ácidos húmicos, provenientes de la descomposición de la materia, los cuales influyen en la fertilidad del suelo y, por lo tanto, en la calidad de la planta.
Para hacerse una idea de las ventajas de este producto, si el estiércol tarda entre cuatro o cinco años en producir ácido húmico, la leonardita lo hace de forma inmediata. Además, su uso supone otras ventajas, como que se puede prescindir del uso de ciertos productos químicos para que la planta absorba hierro. La Universidad de León ya ha hecho ensayos con este producto y ha determinado las ventajas en el suelo y en la planta.
Lo que pretende ahora es comprobar que éstas se reflejan, ya no tanto en la cantidad de producción de uva, sino en su calidad y, por lo tanto, en la del vino. Para ello, este Instituto ha firmado hoy un convenio con la Sociedad Española de Productos Húmicos (SEPHU), con sede en Zaragoza, en virtud del cual esta sociedad aportará de forma gratuita la leonardita necesaria para esta investigación. El Instituto de la Viña y del Vino tiene suscritos con anterioridad convenios con catorce bodegueros para investigar el suelo donde estos cultivan sus viñas.
En virtud de estos acuerdos previos, el Instituto probará con la leonardita en suelos de viñas de Vega Sicilia, Cepas Viejas y Emilio Moro, entre otras bodegas de Ribera del Duero. El presidente de SEPHU, Damián Blasco, ha explicado que creó esta sociedad, que investiga sobre el uso alternativo del carbón, después de darse cuenta de las ventajas en la vegetación del polvo del carbón descompuesto que se desprendía en las minas de cielo abierto, en las que trabajaba en Teruel, donde se da lignito.
Ha recordado que las primeras capas de estas minas era carbón descompuesto que no servía para nada y que se apartaba. Sin embargo, donde caía el polvo de éste, observó que cuando llovía, nacían flores y plantas que no había visto en su vida. Ha explicado que por entonces se investigaba en Dacota del Norte (Estados Unidos) con este tipo de carbón para uso agrícola y, a partir de ahí, hace veinte años decidió crear esta sociedad. EFE

Leer en:

Entradas populares de este blog

El Instituto de la Viña y el Vino modificará el terreno para intentar conseguir un albariño de guarda

La ULE "cultiva" vid in vitro libre de patógenos para el viñedo de Emilio Moro

El Instituto del Vino de la ULE investigará para Viveros Villanueva la mortalidad de injertos de vid