La ULE "cultiva" vid in vitro libre de patógenos para el viñedo de Emilio Moro

El proyecto está sufragado por la empresa a través de la ayuda concedida por la Agencia de Desarrollo Económico (ADE), y que supone una inversión de 55.000 euros



El Instituto de la Viña y el Vino, dependiente de la Universidad de León (ULE), suscribió hoy un nuevo convenio de colaboración con las bodegas Emilio Moro, por el que la institución académica desarrollará cultivos `in vitro´ que permitan obtener materiales vegetales «libres de patógenos» para que puedan originarse nuevas plantas que, en su reproducción, también se encuentren libres de cualquier tipo de patógeno, lo que permitirá mejorar, tanto la calidad de la uva como de los vinos.

La potencial pérdida de rendimiento y calidad a la que se enfrenta el viñedo español, asociada a la propagación de patógenos, como son los virus, bacterias y hongos de madera, hace necesaria una inversión en I+D+i. Un ejemplo de esta apuesta por la investigación es el contrato del proyecto denominado `Obtención de material vegetal libre de patógenos en viñedos de la bodega Emilio Moro, S.L. situados en la Denominación de Origen Ribera del Duero´, que hoy suscribieron el director del Instituto de la Viña y el Vino de la ULE, Enrique Garzón, el consejero delegado de las bodegas, José Moro, y el rector de la ULE, José Angel Hermida.

El proyecto está sufragado por la empresa a través de la ayuda concedida por la Agencia de Desarrollo Económico (ADE) de la Junta de Castilla y León, y que supone una inversión de 55.000 euros. José Moro incidió en la trascendencia de este trabajo, que se suma a los tres convenios de colaboración anteriores que ya se tienen con la Universidad de León, de tal forma que «nos ayuda a conocer mejor nuestra tierra y nuestras plantas», lo que luego «incide notablemente en la calidad de nuestros vinos».

El rector de la ULE confirmó que los investigadores de la ULE en materia enológica están destacando «muchísimo a nivel nacional», por lo que el prestigio de todo un equipo dirigido por el profesor Garzón está «a disposición de bodegas Emilio Moro». También para la Universidad, afirmó, «es un orgullo que una firma como Emilio Moro se fije en nosotros». El trabajo pretende obtener material vegetal libre de patógenos, empleando para ello la propagación de plantas sanas mediante el cultivo `in vitro´ de meristemos apicales de vides seleccionadas previamente, con grandes aptitudes enológicas y agronómicas. Con esta técnica, se plantea una alternativa en la mejora vegetal del viñedo de la bodega, asegurando una sanidad total del material que se maneja en la misma, propiciando una selección y mantenimiento de los clones que mejor se adapten a las condiciones del entorno y que proporcionen unas características singulares propias de los terruños de la empresa.

En esta línea de trabajo y durante un período de tres años el Instituto de Investigación de la Viña y el Vino de la Universidad de León va a proceder a la obtención de material vegetal libre de agentes patógenos y su propagación en condiciones controladas de cultivo para, en una segunda fase, aclimatarlas a las condiciones del campo.

Patógenos
En la actualidad, el rendimiento de los viñedos españoles está muy por debajo de lo esperado, y esto se debe no solo a las condiciones agroclimáticas en las que se asientan los viñedos, variedades cultivadas e incluso manejo del cultivo, sino también al estado sanitario. Y es que el deficiente estado sanitario en el que se encuentran muchos de los viñedos españoles viene asociado, en parte, a una inadecuada gestión del manejo de las cepas de vid, así como a un incorrecto control sanitario de las nuevas plantaciones, recordó Garzón.

Entre los factores sanitarios que determinan la baja eficiencia productiva de los viñedos se encuentra la presencia de enfermedades víricas y bacterianas, así como por los daños producidos por nematodos directamente o como transmisores de virus. En este sentido, es muy difícil estimar el porcentaje de pérdidas ocasionadas por estos patógenos, pero está demostrado su papel, en la reducción del rendimiento, la calidad de la baya y como consecuencia en los vinos de ellas obtenidos, además de reducir la vida productiva de las plantaciones.

Otros patógenos, potencialmente problemáticos, son los hongos de madera. En la aparición de estas enfermedades están implicados un amplio abanico de hongos patógenos, a lo que debe sumarse el efecto de ciertos factores, como son el suelo, las condiciones ambientales o el manejo, entre otras, lo que a menudo dificulta su estudio. Estas enfermedades provocan la disminución de la producción y de la vida útil de la planta afectada, además de aumentar los riesgos de propagación de la enfermedad.

Leer en:

Entradas populares de este blog

El gran centro investigador para el sector vinícola

El Instituto del Vino de la ULE desarrolla para Bodegas Vega Sicilia la patente de un protector de heridas de poda

Agroquimes S.A. financiará una investigación del Instituto de la Viña y el Vino de la ULE