El Instituto de la Viña y el Vino y la Asociación de Sumilleres de León colaboran en formación y difusión de la cultura del vino

La Universidad de León (ULE), a través del Instituto de Investigación de la Viña y el Vino, y la Asociación de Sumilleres de León (ASLE) han suscrito esta mañana un convenio de colaboración para establecer una serie de líneas de actuación que posibiliten un mayor conocimiento de los vinos (a través de cursos, catas, seminarios, conferencias….), así como de los distintos trabajos de investigación que se desarrollan desde la institución académica para generar una mejora en los cultivos de las cepas y por tanto en la calidad de los vinos de distintas bodegas regionales y nacionales con las que el Instituto mantiene acuerdos. En este contexto las numerosas empresas del sector vitivinícola de la provincia de León “podrían ver encauzadas algunas de sus inquietudes”, han apuntado desde la dirección del instituto.
José Angel Hermida, Rector de la ULE, y Enrique Garzón, Director del Instituto de Investigación de la Viña y el Vino, han sido los encargados de firmar este acuerdo con Adolfo Benéitez, presidente de la Asociación; en el acto también ha estado presente Juan José Rubio Coque, subdirector del Instituto de la ULE. El convenio pretende ser un punto de encuentro entre los profesionales de la sumillería de León y el personal docente e Investigador adscrito al Instituto con el fin de establecer una fluida colaboración que redunde en beneficio para ambas partes, además de servir de punto de encuentro para la difusión de la cultura del vino entre la sociedad leonesa.
Una de estas actividades que acometerán en próximas fechas es la organización de una ‘Cata de defectos del vino’ dirigida principalmente a periodistas, y en la que se intentarán reconocer los problemas del vino tanto en su proceso de elaboración como por la contaminación que haya podido sufrir el vino bien en la propia bodega o bien a través de los tapones, por los tricloroanisoles (TCA) y los bretanomices (BRET), compuestos químicos que surgen por la contaminación del corcho, las malas condiciones de conservación de la botella, o en la crianza del vino en las barricas de madera.
Olor a humedad, olor a sulfuroso, sabor a corcho, a vainilla, a pimienta, o sabor a rancio son defectos clásicos que serán identificados en esta sesión, una iniciativa que viene a sumarse a las distintas catas de cerveza, cava o vino que el Instituto de la Viña y el Vino de la ULE a impartido a sumilleres de León, Burgos, Valladolid y Segovia desde hace dos años, al igual que expertos del instituto han colaborado con sumilleres de León para ofrecer catas a estudiantes del Colegio Mayor San Isidoro.

Entradas populares de este blog

El gran centro investigador para el sector vinícola

El Instituto del Vino de la ULE desarrolla para Bodegas Vega Sicilia la patente de un protector de heridas de poda

Agroquimes S.A. financiará una investigación del Instituto de la Viña y el Vino de la ULE